domingo, 27 de junio de 2010

Humilde hojaldre de espárragos nada humilde

Si la persona tiene manos, unas monedas y un supermercado, tiene un humilde hojaldre de espárragos nada humilde, no necesita ni siquiera tener cerebro.
Tan fácil es que da vergüenza ponerlo en un blog de cocina de investigación tan magnífico y exuberante de conocimiento como el nuestro, pero aún así lo haremos, pues es la cosa más sabrosa. Lógico: de espárragos, nata y hojaldre se puede esperar algo que no sea una exquisitez? Jamás!

Ingredientes:
- Sus majestades los espárragos, en un fastuoso verde intenso
- Una placa de hojaldre
- Nata vegetal para cocinar
- Sal y pimienta
- Usted

El complicado proceso:
- Prepare usted los espárragos. Blanquéelos. Esto es, introduzca en agua hirviendo por no más de 1 min. Escurra bien.
- Meta al horno la placa de hojaldre para que empiece a subir. Sí, sola, sin sus majestades. Todo esto a unos 200ºC
- Cuando la masa haya subido y empiece a dorarse ligeramente en sus superficies saque y rápidamente disponga a sus altezas de buen modo, reparta la nata por encima y salpimiente.
- Introduzca de nuevo al horno hasta que quede listo.

El espárrago es grande, es espléndido, es fabuloso, es dios. El espárrago nos ama y nosotros (los de buen gusto) lo amamos a él.

Bendita sea la tierra del espárrago y el hojaldre que lo sustenta!
Bendita sea su adoración perversa! Benditas las manos, las monedas y los supermercados!

4 comentarios:

V de Vane dijo...

Son humildes pero magníficos al paladar. Una receta sencilla que robo con gusto y haré con más gusto aún.

Saludos.

Anónimo dijo...

Una pregunta de "L" (como la que me obligan a llevar cuando entro en la cocina). Entonces, los espárragos verdes, ¿no hay que cocerlos? ¿con el minutillo ese vale? ¿O se hacen en el horno?

Vaya pinta tiene el tema.

la luna de plastilina dijo...

Contestación para el amigo L:
Los espárragos se "blanquean" ese minuto en el agua para que no estén como una piedra y saquen mejor gusto. Al meterlos en el horno ha se hacen del todo. El minutillo ese los deja aún crudos, pero comerse se pueden comer, eso depende de cuanto ames a sus majestades los espárragos.

Gracias por el comentario, oiga!

Anónimo dijo...

¡Gracias a ti!
Habrá que probarlo. Con tan pocos ingredientes y esa pinta tendré que esmerarme a la hora de jorobar la receta. (Aunque no me cabe duda de que podré, me temo).
Por aquí andaremos. Un saludo.

COMENTAR NO MATA