miércoles, 9 de marzo de 2011

Remedios de la abuela para el resfriado y las griposidades

Si usted esta resfriado o engripado (como nosotras) es que ha hecho algo mal (exactamente como nosotras)
Y es que claro, uno se acuerda de Santa Bárbara cuando truena, y de no hacer barbaridades cuando ya está fastidiado.

Hay que decir, antes que nada, que el resfriado/gripe es de lo más fácilmente evitable, hagan los fríos que hagan, y por mucho que nos lo puedan contagiar. Comer bien cada día (es decir, sano, variado, a buena hora, sin pasarse pero con ganas) nos hace fuertes y activos: resistentes a todos estos tipos de enfermedades de “una vez al año”
Puede que paezca un sermón de dietista pero es la más grande verdad, y para prueba una servidora: Una no se costipó en 5 años consecutivos cuando estaba delgada, este año que está gorda (esa es la consecuencia de haber comido muy mal durante meses) : 1 gripe espantosa y al cabo de 2 meses un resfriado espantoso. Bien?

Una vez pegado el autosermón, vamos a los remedios, que de eso se trata.
Estos son en general, aquellos que tiene a mano en su día a día, y que son realmente “medicamentos” naturales. Que lo que pica, cura.

Ajo:
Hasta pastillas de ajo existen, para los quejicas.
El ajo es un antibiótico genial, además de ayudar en problemas respiratorios etc. Es importante tomarlo crudo para aprovechar esas propiedades. La idea es chafarlo y cortarlo en trocitos pequeños de manera que nos lo podamos tragar con agua, sin necesidad de mascarlo.
(Garlic, a natural medicine. YEAHHH!)

Cebolla:
El básico de los básicos! Lo que nos interesa en este caso es el jugo de la cebolla. Puede tomarlo tal cual si es valiente, o mezclado con agua, o simplemente comer cebolla cruda (con pan está genial)

También puede hacer un interesante jarabe de cebolla que no desagradará mucho a los niños de la siguente manera: cebolla picada o cortada en aros mezclada con miel y un par de cucharadas de agua en un frasco de deja macerar. Se escurre bien y se toma el jugo resultante a modo de jarabe para la tos, durante el día y en especial, antes de dormir.

Otra forma curiosa, es cortar la cebolla y dejarla en la mesita de noche, de manera que durante el descanso se inhalen sus vapores. Funciona realmente aliviando la tos y la congestión!

En infusión: preparar una manzanilla con miel y añadir el jugo de la cebolla. Tomar caliente.
(muchas cebollas, mucho arte)

Jengibre:
A ver qué tendrá el jengibre además de cocer como un demonio y oler a colonia! Alivia la fiebre, y funciona como analgésico y antiinflamatorio, además de aliviar la congestión. Por otro lado, da un aporte de calor y energía interna extra, que ayuda a movilizarnos en esos momentos de decaimiento.

Para tomarlo, lo más recomendable es una ligera infusión rallado en crudo. Utilice para esto un rallador de ajo para no dejar grumos y que éste se pueda disolver bastante bien en agua caliente o tibia, añadiendo limón y endulzando con miel.

Puede hacer también una infusión de especias, cortando el jengibre en taquitos pequeños y añadiendo canela, anís, clavo etc. y endulzando con miel. Con la ayuda de estas otras especias conseguirá paliar el picor del jengibre si no le es muy de agrado.
(jengibre: a tope de jengibre)

Miel: Como habrá visto, en casi todas las ideas que les hemos dado aparece la miel. Es beneficiosa para calmar la tos y para tratar el dolor de garganta. Además, es un endulzante que nos aporta energía instantánea no tan agresivo como el azúcar blanco (que tiende a debilitar) Cuanto más oscura es la miel, más concentración de propiedades tiene.
(miel, mala faena...)

Cítricos, vitamina C:
Miel y limón, zumo de naranja… Es en lo primero que uno piensa cuando se empieza a encontrar mal en el frío. La vitamina C no tiene porque ayudarle a uno a curar el resfriado o la gripe. La carencia de vitaminas y el debilitamiento del sistema inmune en general (por una mala alimentación) son los agentes que permiten el paso a las infecciones de este tipo.
Cuidarnos cada día de tomar el aporte necesario de cada alimento bastará para mantenernos sanotes de sobra. Es por esto que al caer enfermos debemos de tomar consciencia de nuevo de nuestra alimentación, y cebarnos de esos alimentos posiblemente hemos estado dejando de lado, como las frutas y verduras.

Tocando el tema de qué comer:
En los días de resfriado/gripe el cuerpo necesita centrar sus energías en “combatir el enemigo” Es por esto que las comidas copiosas o desequilibradas no harán otra cosa que retrasar el proceso curativo. Los antojos, el “hay que comer mucho que estás malito” no valen. Lo mejor es siempre guardar cama, haciendo una dieta líquida o semilíquida, a base de zumos y sopas.
En caso de que no se pueda mantener el reposo, siempre alimentos ligeros, caldos, cremas de cereales integrales y nada de ingredientes artificiales o grasos y mucho menos de origen animal.

Así que ya saben, al mínimo síntoma ¡un buen chute de cosa fuerte del campo y al camastro!

4 comentarios:

Evouski dijo...

¡Qué buen artículo! ¡Y qué razón tienes con lo de la alimentación! Yo hacía años que no pillaba nada (como mucho algún dolorcillo de garganta sin más problemas) y estos dos últimos inviernos, que he hecho el guarrete de mala manera, he pillado varios constipados de los fuertes. Ahora estoy intentando volver a la buena vida, pero hay muchas tentaciones y cuesta, aunque en ello estamos...

la luna de plastilina dijo...

dímelo a mí, que me levanto todos los dias diciendo HOY SI y me acuesto diciendo, MAÑANA MAÑANA hahahaha
gracias por comentar!

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la info sobre remedios anti-gripe :)!

Por cierto: no son remedios del todo "veganos" los que tienes, sino "vegetarianos", ya que los veganos, entre otras cosas, no ingieren nada proveniente de los animales ya que se oponen al uso y a la explotación animal, ni siquiera miel, propóleo... etc. No así los vegetarianos, que sí que ingieren sub-"productos" animales ;)

Bueno, saludos y muuuuchas gracias por la info, voy a cebar a mi hermana a gengibre, ajo y cebolla, jejeje. Bye :)!

Lu von Laskaponia dijo...

Si, tienes toda la razón, pero como verás en muchas recetas de dulces utilizo miel y colorante rojo alimentario (chinchillas) y es que el blog lo comencé siendo mucho más estricta y aún no he pensado en darle un cambio mínimo. Supongo que lo de vegano y vegetariano son unos términos muy concretos y yo los uso de una forma más despreocupada para que los textos sean identificados con más facilidad.

Gracias por el coment!! Lo mismo al blog le hace falta un poco de refresco jejejeje un saludo!

COMENTAR NO MATA